edit

El encargo recibido

1Cor 9,16-19.22-23 (Lectura correspondiente a la memoria de San Francisco Javier) Predicar el evangelio no es para mí ningún motivo de vanagloria, pues estoy bajo el deber de hacerlo. ¡Ay de mí si no predico el Evangelio! Si lo hiciera por propia iniciativa, ciertamente tendría derecho a una recompensa; y si lo hiciera forzado, al …

El encargo recibido Leer más »

¿A quién temeré?

Sal 26,1.4.13-14 El Señor es mi luz y mi salvación,¿a quién temeré?El Señor es la defensa de mi vida,¿quién me hará temblar? Una cosa pido al Señor,eso buscaré:habitar en la casa del Señorpor los días de mi vida;gozar de la dulzura del Señor,contemplando su templo. Espero gozar de la dicha del Señoren el país de la …

¿A quién temeré? Leer más »

Cimentar la casa

Mt 7,21.24-27 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “No todo el que me diga ‘Señor, Señor’ entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Todo el que oiga estas palabras mías y las ponga en práctica se parecerá al hombre …

Cimentar la casa Leer más »

Los ojos de la fe

NOTA: Escucharemos hoy la lectura y meditación correspondiente al miércoles de la ISemana de Adviento, en lugar de tomar la de la Fiesta del Apóstol San Andrés. Si alguiendesea escuchar una meditación de esta Fiesta que hoy se celebra, puede encontrarla en elsiguiente enlace: http://es.elijamission.net/como-creeran-sin-que-se-les-predique-2/ Is 25,6-10a En aquellos días, preparará el Señor Sebaot para …

Los ojos de la fe Leer más »

Jerusalén

Sal 121,1-2.4-5.6-7.8-9 Qué alegría cuando me dijeron: «¡Vamos a la casa del Señor!» Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén. Jerusalén está fundada como ciudad bien compacta. Allá suben las tribus, las tribus del Señor.  Según la costumbre de Israel, a celebrar el nombre del Señor; en ella están los tribunales de justicia, en …

Jerusalén Leer más »

No adorar a la Bestia

Ap 20,1-4.11-15; 21,1-2 Yo, Juan, vi a un ángel que bajaba del cielo, llevando en su mano la llave del abismo y una gran cadena. Dominó al Dragón, la serpiente antigua –que es el diablo y Satanás– y lo encadenó por mil años. Lo arrojó al abismo, lo encerró y selló el lugar. Así no …

No adorar a la Bestia Leer más »

La justicia de Dios

Ap 18,1-2.21-23;19,1-3.9a Después de esto vi bajar del cielo a otro ángel, que tenía gran poder, y la tierra quedó iluminada por su resplandor. Gritó con potente voz: “¡Cayó, cayó la gran Babilonia! Se ha convertido en morada de demonios, en guarida de toda clase de espíritus inmundos, en antro de toda clase de aves …

La justicia de Dios Leer más »