Ego sum Alpha et Omega

El nuevo Álbum de Harpa Dei -“Ego sum Alpha et Omega”- representa musicalmente el designio de Dios, quien quiso tomar carne humana para redimir al hombre. Con cantos exclusivamente gregorianos -empezando con el clamor “Rorate Caeli”; es decir: “Derramad, cielos, el rocío; las nubes lluevan al justo”-, se recorren los acontecimientos salvíficos: la Encarnación del Hijo de Dios, su Nacimiento, Vida Pública, Pasión y Glorificación, cerrando con una antífona que hace alusión al Retorno de Nuestro Señor al Final de los Tiempos: “Mirad: el Señor vendrá, y todos los santos con él…”. El número de los cantos es en honor a los 33 años de la vida terrena de Jesús.

Invitamos al oyente a acompañarnos en este recorrido musical, y a abrirse a la santidad de los cantos. En efecto, la particular belleza del coral gregoriano -uno de los grandes tesoros de la Iglesia- es la presencia del Espíritu Santo. Es Él quien quiere tocar las fibras más profundas de nuestro ser, para que percibamos cómo el amor de Dios viene a nuestro encuentro en la Música Sacra. ¡Esperamos que este disco aporte a re-descubrir el tesoro del gregoriano, que tanto se ha perdido!