Audio ES

El largo camino hasta Belén (Parte I): «Dios nos ama desde la eternidad»

Como había anunciado en la meditación de ayer, en este Tiempo de Adviento las meditaciones diarias en los días de la semana han de servir primordialmente para profundizar la conferencia del Domingo, que está subida en el canal de YouTube en inglés con traducción al español: En primera instancia, hemos de acoger profundamente el concepto …

El largo camino hasta Belén (Parte I): «Dios nos ama desde la eternidad» Leer más »

No adorar a la Bestia

                          Ap 20,1-4.11-15; 21,1-2 Yo, Juan, vi a un ángel que bajaba del cielo, llevando en su mano la llave del abismo y una gran cadena. Dominó al Dragón, la serpiente antigua –que es el diablo y Satanás– y lo encadenó por mil años. Lo arrojó al abismo, lo encerró y selló el lugar. …

No adorar a la Bestia Leer más »

La justicia de Dios

Ap 18,1-2.21-23;19,1-3.9a Después de esto vi bajar del cielo a otro ángel, que tenía gran poder, y la tierra quedó iluminada por su resplandor. Gritó con potente voz: “¡Cayó, cayó la gran Babilonia! Se ha convertido en morada de demonios, en guarida de toda clase de espíritus inmundos, en antro de toda clase de aves …

La justicia de Dios Leer más »

Los vencedores

Ap 15,1-4 Luego vi en el cielo otro signo grande y maravilloso: siete ángeles que llevaban siete plagas, las últimas, porque con ellas se consumaba el furor de Dios. Contemplé también una especie de mar de cristal mezclado con fuego, y vi a los que habían triunfado sobre la Bestia, sobre su imagen y sobre …

Los vencedores Leer más »

El tiempo de segar

Ap 14,14-19 Seguí contemplando la visión. Había una nube blanca, y sentado sobre la nube alguien parecido a un Hijo de hombre, que llevaba en la cabeza una hoz afilada. Luego salió del Santuario otro ángel gritando con voz potente al que estaba sentado en la nube: “Mete tu hoz y siega, porque ha llegado …

El tiempo de segar Leer más »

El séquito del Cordero

Ap 14,1-5 Yo, Juan, vi al Cordero que estaba de pie sobre el monte Sión. Lo acompañaban ciento cuarenta y cuatro mil, que llevaban escrito en la frente el nombre del Cordero y el nombre de su Padre. Oí entonces un ruido que venía del cielo, parecido al estruendo de aguas caudalosas o al fragor …

El séquito del Cordero Leer más »