Reflexión sobre la Iglesia

Ef 2,19-22 (Lectura correspondiente a la Fiesta de San Simón y San Judas, Apóstoles) Hermanos: Vosotros ya no sois extraños ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y familiares de Dios, edificados sobre el cimiento de los apóstoles y profetas. Y la piedra angular es Cristo mismo, en quien toda edificación bien trabada se eleva …

Reflexión sobre la Iglesia Leer más »

Nada de falsas seguridades

Lc 13,22-30 Mientras caminaba Jesús hacia Jerusalén, iba atravesando ciudades y pueblos enseñando. Uno le preguntó: “Señor, ¿son pocos los que se salvan?” Él les respondió: “Esforzaos por entrar por la puerta estrecha, porque os digo que muchos pretenderán entrar y no podrán. Cuando el dueño de la casa se levante y cierre la puerta, …

Nada de falsas seguridades Leer más »

Dios es nuestra esperanza

Jer 31,7-9 Así dice el Señor: “Gritad de alegría por Jacob; regocijaos por la capital de las naciones; hacedlo oír con alabanzas y decid: ‘¡Ha salvado Yahvé a su pueblo, al Resto de Israel!’ Voy a traerlos de un país del norte, los recogeré de los confines de la tierra. Entre ellos, el ciego y …

Dios es nuestra esperanza Leer más »

Obedecer a la verdad

Lc 12,49-53 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “He venido a arrojar fuego sobre la tierra, ¡y cuánto desearía que ya hubiera prendido! Con un bautismo tengo que ser bautizado, ¡y qué angustiado estoy hasta que se cumpla! ¿Creéis que estoy aquí para poner paz en la tierra? No, os lo aseguro, sino …

Obedecer a la verdad Leer más »

El dominio sobre el pecado

Rom 6,12-18 No permitáis que el pecado reine en vuestro cuerpo mortal; de ese modo no acataréis sus deseos. Y no convirtáis vuestros miembros en instrumentos de injusticia al servicio del pecado. Ofreceos más bien a Dios como si fueseis muertos que han vuelto a la vida; y vuestros miembros, como instrumentos de justicia al …

El dominio sobre el pecado Leer más »

Esperar al Señor

Lc 12,35-38 En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Tened ceñida la cintura y las lámparas encendidas, y sed como ésos que esperan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle en cuanto llegue y llame. Dichosos los siervos a quienes el señor, al venir, encuentre velando. Os aseguro que se ceñirá, los …

Esperar al Señor Leer más »